fondo lateral izdo

boton usuarioicono galeria redondo gris

niblanconinegro

  • menu D90
    • icono-autor-def BOTON SOBRE EL AUTOR
      icono-viajes 2 BOTON VIAJES
      icono noticias BOTON NOTICIAS
      icono contactar 2 BOTON CONTACTAR
      icono galeria BOTON GALERIA
         
  • Inicio

Nepal 2010

Comparte este articulo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

 

VIAJE A NEPAL

 

Esto no es una historia de un viaje, es una acumulación de datos útiles para el viajero que quiere conocer…

DATOS UTILES:
A los españoles nos es necesario llevar un visado. Para la gestión del visado es necesario entregar en la embajada (Madrid el pasaporte original) y las fechas de ida y vuelta, además de pagar 20 euros (almenos en 2010). Es muy útil hablar con la embajada para conocer la mejor manera de hacer esta gestión; son amables y nos ayudarán. Tardan entre 15 días y un mes en realizar el visado, por lo que se recomienda no hacerlo poco antes de realizar el viaje o no podremos entrar en el país.
Las vacunas son recomendables pero no obligatorias (2010), pero este tema esta muy bien actualizado, junto con otras recomendaciones en función de la situación política en la web del Ministerio de Asuntos Exteriores español. También es útil visitar la web Málaga en Nepal.
Las fechas ideales para ir son de octubre a mayo, justo después de que acaben las lluvias monzónicas, por lo que todo esta verde, o de marzo a mayo. En estas épocas el tiempo es cálido (pantalón y camiseta corta) de día y noches algo frescas (forro fino).
Si se viaja a través de Inglaterra habrá que cambiar de aeropuerto. Hay un autobús en el mismo aeropuerto que lleva al otro (30 euros en 2010), pero si se va con el tiempo muy justo hay que tener en cuenta que un taxi nos puede costar unos 140 euros (en 2010) en la hora de viaje que tarda el trayecto.
Cambio horario: Si en Nepal son las 10:00 de la mañana, es España es mucho más temprano: 6:15 de la madrugada anterior… ojo con las llamadas de teléfono a España que podemos dar un buen susto-madrugón ¡!.
Podemos cambiar Euros por Rupias en el mismo aeropuerto de Katmandhu. Es aconsejable ordenar las Rupias por cantidades y a su vez por estado de conservación de los billetes, para así ir gastando los más viejos y así evitar alguna dificultad a la hora de cambiar lo que nos sobre a la vuelta. Existen cajeros automáticos en Thamel (barrido donde se concentran los hoteles en Katmandhu). 1 Euro en 2010 equivale a 110 rupias nepalís.
El saludo (hola o adiós) es “Namaste” y significa “saludo la divinidad que hay en ti. Bonito, verdad?.
Dormir en un hotel económico puede costar unos 5 Euros/persona/noche, pero con baño fuera de la habitación. Desde 10 Euros se puede dormir en habitación con baño en la habitación.
Para la primera comida en Nepal (ya vendrán situaciones menos favorables) se puede comer por sólo 10 euros en “Thamel house restaurant” en una calle de Thamel (barrido donde se concentran los hoteles en Katmandhu) llamada “Bhaguati sthan. Es un lugar bonito, elegante, con buena comida nepalí y con buen servicio. No se asusten si les dicen que el menú consta de 10 platos diferentes, pues se trata de comer lo que a lo largo de la comida le aportan los camareros con un cazo; merece la pena ¡!. A las 19:00 hay espectáculo de baile local gratuito mientras cena.
Una visita inexcusable es el templo de Swayambhunath. Un taxi desde Thamel puede costar unos 4 euros (hay que negociar) y la entrada al conjunto 2,5 Euros.
En Thamel hay cibercafés por muchos sitios y aunque van lentos los precios no están mal: 0,5 euros cada media hora.
Un desayuno en un bar de Thamel puede costar unos 2,5 euros y lleva: te negro con azúcar, dos tostadas de pan, miel, mermelada, 2 huevos fritos y patatas fritas picantes.
Entrar a la antigua capital de Nepal, Patan, merece sin duda alguna la pena. Cuesta 2 euros y te ponen una pegatina distintiva del pago en el pecho. Un taxi desde Katmandhu puede costar unos 3 euros/trayecto. Otros lugares a visitar sin excusa son Bhaktapur (una ciudad monumental preciosa, muy bien conservada, con artesanías de barro), Plaza Durbar de Katmandhú, Bodhnath (la más famosa estupa budista tibetana) o Swayambhunath (templo de los monos).
Entrar a algún parque natural (Everest, Annapurnas o Langtan) o atravesarlo para ir a otro lugar requiere de un permiso escrito llamada “tarjeta de identificación turista” (llamada TIMS). Hay agencias que ofrecen (antes del regateo) viaje en bus y gestión de la tarjeta por 40 euros. Si lo hacemos nosotros mismos cuesta: 2 euros taxi hasta oficinas, 20 euros de tasas entrada al parque natural, 0,0 euros obtener la TIMS, 2,5 euros del bus= 25 euros. El mejor lugar para conseguirla es el Tourist Service Centre (10:00-13:00 y 14:00-17:00 domingo a viernes). Para obtener la TIMS hay que presentar fotocopia del pasaporte y dos fotos tipo carnet.
Cenar bien en una pizzería en Katmandhu puede costar unos 5,5 euros, postre de chocolate incluido. El alcohol, como en la mayoría de los países es caro.
En Himalaya un guía y porteador de mochilas (no tiene porque ser específicamente de la etnia Sherpa) cuesta unos 10 euros/día, comida y hospedaje negociable. Aconsejo pagárselos enteros, pues es uno de sus principales recursos y para los que venimos del “primer mundo” no representa un alto coste y siempre estarán agradecidos.
Un buen guía para hacer la ruta de los pueblos Tamang (Chaurhattar, Goljum, Godam, Gatlang, Chilime, Tatopani, Brimdang, Thuman, Dalphedi, Timure y Syaphru) en Himalaya es Gombo Chhiring (Guía titulado), un nepalí de confianza, a quien le hice el siguiente blog a mi vuelta de mi primera visita: http://viajaranepal.blogspot.com.es/ y cuyo contacto es: 9741040389 mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..">Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. IMPORTANTE: En este blog que hice en 2010 podéis encontrar mucha más información útil (español e inglés).Tarjeta guia titulado

Otros precios: 1,5 euros/ litro agua embotellada, 2 euros/cerveza, 4,5 euros/camiseta bordada de recuerdo

DATOS VARIOS:
Días de la semana: Lunes-Dawa, Martes-Mingmar, Miercoles-Lhakpa, Jueves-Phurba, Viernes-Pasang, Sábado-Pemba, Domingo-Myima
Propina: Baksheesh
Desde el año 57 a.c. Nepal tiene su propio calendario por lo que van 57 años más adelantados. Lo usual es ver calendarios con fecha occidental, pero es un dato a tener en cuenta.
Los nepalís no estrechan la mano, sino que saludan con la palabra “Namaste” juntando las manos como si rezaran un momento.
Al dar o recibir dinero se muestra respeto si se coge con la mano izquierda el codo derecho mientras toma o da el dinero con la mano derecha.
Al interior de las casas se entra (como en tantos países asiáticos) descalzo.
KATMANDHU
Los hoteles económicos son diferentes a los de occidente: el colchón mide unos tres dedos de grueso, las sabanas y mantas suelen estar limpias aunque viejas, no hay bañera y si no tiene ducha, tienen un grifo con un cubo de agua y un desagüe en mitad del aseo. Si puede elegir una planta baja para la habitación se ahorrará las escaleras, pues no hay ascensores, pero es aconsejable observar la iluminación de los pisos más bajos o si dan a calle ruidosa.
La manera tradicional de comer en Nepal es con la mano derecha directamente, sin cubiertos, pero en Katmandhu siempre ponen cubiertos y en el Himalaya lo normal es que haya. No debemos asustarnos por ver comer arroz con acelgas con los dedos al de la mesa de al lado.
Dos platos tradicionales y muy comunes en Himalaya son el Dalbat y los Momos. El Dalbat, o “Daal Bhaat”, es un plato combinado de arroz blanco, lentejas y acelgas o similares hervidas o algo de carne. Los Momos son empanadillas caseras con vegetales y especias; buenísimos ¡!!. La pasta no es difícil de encontrar.
El tráfico en Katmandhu aparenta no tener normas (algo parecido a Méjico DF y peor que Roma) por lo que alquilar un coche quizá no sea demasiada buena idea. La gente y los animales se mezclan en las calles (normalmente sin acerado, a menos que sea una gran avenida), por lo que trazar una línea recta es casi imposible; esta es también la causa de que los coches y motos vayan tocando el claxon a golpes todo el tiempo, no a modo de protesta, sino a modo de avisar su presencia.
Apenas hay señales de tráfico en la capital (en el resto simplemente no hay) y ver un semáforo es un lujo. Las calles no suelen tener una dirección definida, aunque sólo quepa una, por lo que los atascos son comunes. Si unimos esto a la baja calidad del combustible, entenderemos porque hay tanta polución. En algunas zonas de la ciudad puede picarnos algo la garganta y el olor a combustible quemado es algo fuerte.
Los taxis son de diferentes colores, pequeños y viejos. Los taxistas puede que hablen ingles “de viaje”.
En Pattan (antigua capital de Nepal) los guías insisten en explicarte a cambio de unas rupias (algunos incluso hablan español) que habrá que regatear antes de ir con ellos; merece la pena porque además de ver Pattan, ellos te ayudan a interpretar lo que ves. Suelen incluir en la ruta una visita a algún taller de pinturas de mandalas (algo así como los guías de Marruecos con las mantas, etc). Es una ciudad espectacular, llena de templos budistas e hinduistas, con talas del kamasutra, un templo con ratas que “lo protegen” (Golden temple), segura para el turista, aunque sucia.
La población de Katmandhu se ha multiplicado enormemente en los últimos años y su expansión urbanística. Esta población aún conserva las formas de vida rurales, en la que se tira fuera de la casa la basura (materia orgánica), pues se la comen los animales domésticos y desaparece; pero ha llegado “el progreso” en forma de plástico y si unimos que no existe servicio de recogida de basuras, con esta costumbre, entenderemos porque hay tanta suciedad acumulada en las calles y porque huele a basura quemada en algunas esquinas. Recomiendo guardar nuestros plásticos y envoltorios para dejarlos en el hotel.
En los núcleos de población importantes podemos encontrar unas fuentes con caños tallados en piedra. Son muy bonitos y típicos, pero hay que ser precavidos y no beber de ellas. Los nepalíes recogen el agua aquí para llevarlas a sus casas, donde no suele haber agua corriente, e incluso se bañan.                                                             Fuente de Nepal
Los niños en Nepal suelen jugar con juguetes autofabricados como cometas hechas con palos encontrados y bolsas de plástico o aros de tuberías viejas empujados por un alambre retorcido. Llevarles algún pequeño juguete puede que nos premie con una maravillosa sonrisa. Muy distinto es darles limosna a algunos niños de Katmandhu que deambulan, drogados con pegamento, sin hogar, fruto de la penuria económica y del maltrato. A pesar de la pena que nos puedan generar, no se aconseja darles propina, para evitar que descarten una vida mejor. Hay una ONG que hace una magnífica y fiable labor de apadrinar niños para darles educación, por tan sólo entre 15 y 40 euros/mes: http://www.malagaennepal.com/mn-menu.htm

HIMALAYA
Hay dos maneras de ir al Valle de Langtan (Parque natural más cercano a Katmandhu, tercero más visitado de Nepal, pero sin duda menos masificado que ruta Everest o Anapurnas), en coche-taxi o en autobús. El destino es una población llamada Syaphru Besi. Ir en bus o en taxi son simplemente diferentes formas con sus ventajas e inconvenientes; a saber, en bus cuesta 2,5 euros y se tarda unas 11 horas horas arriba horas abajo, mientras que en coche cuesta unos 30 euros y tarda unas 5 horas. El bus suele ir sobre todo población local y suele ir abarrotado hasta que ya no cabe nadie y cuando esto ocurre la gente sube al techo hasta llenarlo, mientras que en coche va el conductor y máximo cuatro pasajeros. La mochila no es muy aconsejable dejarla en el techo del autobús por si a alguien se le ocurre “curiosear”, pero no hay espacio dentro para llevarla, por lo que se convierte en un bulto muy incómodo, mientras que el coche las mochilas van en el maletero. En el bus se puede conocer a nepalís y se aprende de su forma de vida y su eterna paciencia, mientras que el coche se ve todo desde el cristal del coche del turista. En el autobús es aconsejable coger un asiento con ventanilla, pues el calor puede ser fuerte en determinadas épocas y la multitud agolpada en el trayecto puede que no nos agrade, además de que los asientos son de madera y por tanto muy duros para 11 horas de viaje, mientras que el coche es más cómodo. El bus hace constantes paradas a recoger gente y una parada para comer en mitad del camino, mientras que el coche hace el trayecto seguido. Teniendo en cuenta que los valles del Himalaya son muy escarpados y con frecuentes desprendimientos que cortan durante días las carreteras (carriles forestales en realidad) si vamos en bus, podemos cruzar a pie el desprendimiento y coger un bus al otro lado, mientras que esta posibilidad es más difícil y costosa en coche, pudiendo cortar nuestras expectativas.
Una alternativa muy muy buena es, una vez llegado a Syaphru Besi (núcleo de población desde donde parten las rutas por el Valle de Langtan), es cambiar la ruta y adentrarse en los pueblos Tamang. En esta ruta encontraremos sitios donde comer y dormir, una población muy hospitalaria y con formas de vestir peculiares. En la ruta podemos encontrar templos budistas-hinduistas, bosques con monos, yaks, aguas termales en Tatopani (2.607m; Hotel “Natural Hot Spring” tlf: 010-680293.9741030945), vistas a picos como el Langtan (7.246m), el Paldor (5.896m) o vistas al Tíbet y cumbre del Shisha Pagma de 8.046m (desde Naftali; Hotel Naftali tlf: 016915184) y visita a la frontera China (desde Timore). Lo que no encontraremos serán masas de mochileros en fila india, afortunadamente !!.Tatopani

Syaphru Besi es el “último” lugar “civilizado”, donde podemos encontrar tiendas de comida fresca e incluso un pequeño y cutre pero efectivo cibercafé desde donde comunicar que estamos bien. Las calles están sin asfaltar, banderas de oración en los tejados, sin luz eléctrica urbana, ni alcantarillado, etc.
En el “Hotel Sky” encontraras buena atención, habitaciones viejas pero limpias. Cena, desayuno y cama en habitación doble, con baño fuera (comunitario) puede costar unos 14 euros.
En el Himalaya no hay electricidad (o casi como que no hubiera) por lo que las cocinas son una hoguera en el suelo que hacen de “estufa” de la habitación.
En Himalaya podemos encontrar dos tipos de W.C.: el monte y la letrina; escoja usted mismo. La letrina suele ser una habitación independiente de la casa, donde encontraremos un agujero en el suelo y un grifo con una palangana para que eche agua al terminar sus tareas, además de una falta de higiene apreciable. Este grifo y palangana suele ser el lugar de baño, al no haber ducha, por lo que hay que hacerlo como lo hacen los gatos.
La mujer nepalí sufre los peores trabajos del hogar: cuidar niños, buscar y transportar leña, cuidar de la casa, cargar el agua desde la fuente hasta la casa, cocinar y fregar a mano, cuidar de los animales domésticos, trabajar en la agricultura, etc Nos será por tanto difícil acertar con la edad (siempre tienen menos de lo que aparentan).
Las carreteras en Nepal son realmente pistas forestales, quedando el asfalto restringido a avenidas principales de Katmandhu, Pokhara, etc. Es por ello que las “carreteras” se encuentran con charcos y baches frecuentemente y por tanto los trayectos duran más de lo esperado en occidente.
No se aconseja coger taxis o buses en trayectos nocturnos, pues las “carreteras” están en muy mal estado, son tan estrechas que no siempre se pueden cruzar dos autobuses, hay desprendimientos y hay conductores que “beben algo más” y corren demasiado.
En el Himalaya no hay electricidad, o si la hay no suele haber frigoríficos, por lo que las bebidas son “del tiempo”; esto incluye las cervezas (marcas habituales: Everest y San Miguel) que tienen la temperatura que haya en la zona de sombra de la casa. Aún así entra muy bien después de un día de patear la montaña. Con respecto a la carne, al no haber frigorífico, la manera de conservarla es dejarla colgada del techo de la cocina para que se seque al humo de la hoguera de la cocina, por lo que esta más que dura.
A los templos no se suele poder entrar (como suele suceder en los templos de Japón), pero sí ver a través de las ventanas enrejadas o hacer girar los molinillos de oración (cilindro metálico que gira a mano, con oraciones en relieve en su superficie y un enorme pergamino con oraciones en su interior, que son “elevadas” cuando lo hacemos girar, al igual que hace el viento con las banderas de oración; una manera sencilla de orar una población con altísimo índice de analfabetización). Siempre se entra girando alrededor de los templos en el sentido de las agujas del reloj; no nos extrañe que el guía o los nepalís no escojan el camino más corto para entrar por la puerta.
Para entender los templos y pinturas es muy aconsejable leer sobre hinduismo o almenos sobre los dioses Siva y Parvati, Visnu y Ganesh (el de cabeza de elefante). Es algo complejo, pues tienen muchos dioses, estos a su vez, al rencarnarse a lo largo del tiempo tienen varios aspectos y a su vez pueden mostrarse con diferentes imágenes dentro de una misma vida, por lo que podemos ver muchas veces a Siva, por ejemplo, sin saber que todas esas imágenes completamente diferentes son Siva.

fondo lateral dcho
boton mundo

camara fondoboton Copyright

boton info

footer